lunes, 28 de diciembre de 2009

TERAN - El kyosaku



El bastón kyosaku
(el que te mantiene despierto)
no detiene su vigilancia.

Cuando el instructor se va
la vigilancia del kyosaku
permanece.

Puede parecer injusto
la mayor parte de las veces

pero no es inútil, jamás.


La molicie es arrancada
de raíz.

...

Algo me está pidiendo atención especial
otrra vez, justo cuando estaba por dormirme
en las blanduras de mi bella vida.

...

Hace unos días, salíamos del estudio
con mi amigo Absatz, al caer la noche.

Estábamos felices y contentos
porque la sesión había sido muy placentera
y todos habíamos disfrutado cada momento
con ese deleite único con que se goza
una buena sesión de grabación.

Esa reducción temporal del mundo
a música
puede enloquecerte
de belleza!

...

Así benditos, subimos al auto de Absatz
y por una maniobra apenas un poco confusa
interrumpimos por unos instantes
el paso a un automovilista que venía por la derecha.

El hombre del auto respondió
a estos pocos segundos de demora
con un tornado de puteadas feroces
al punto que no era difícil
imaginarlo con babas colgantes y blancas
como los Rottweiler, cuando
quedan ahítos de ladrar.

El hombre sostuvo el fff
durante casi un minuto,
y siguió su camino.

Después de unos segundos
de silencio, y porqué no
de cierto shock,
la filosofía vino en nuestra ayuda.

...

Fue el día del señor ladrador
tan bello como el que habíamos
pasado nosotros, en el estudio?

Habló este hombre
durante su día
de cuestiones tan delicadas
como el carácter de un vibrato
expresivo, pero no épico?

Procedió a afinar las veinte cuerdas
de un quinteto, hasta que
la serie de armónicos y sus simpatías
corretearan por la habitación acustizada?

Cotejó serenamente que un pasaje
tuviera, en el quinteto
(conformado por tres hermosas
y sensibles damas, y dos caballeros)
el mismo temperamento
en sus tensiones naturales?

Se sentó en un control
hecho casi todo a mano por un artista
del audio (constructor de sus propios
pres, compresores, y equalizadores)

y disfrutó el proceso
de la mezcla, tomando mate
mientras comentaba
acerca de los hipnóticamente bellos
pasajes de tal o cual instrumentista?

...

El descenso a los infiernos:

Gente robotizada

gente muy enojada, abogados,

gente inescrupulosa
que quiere salirse con la suya,

juzgados, cartas y sentencias,

judicialización de las relaciones humanas.

...

Puede parecer injusto
la mayor parte de las veces

pero no es inútil, jamás.

2 comentarios:

Diego Chemes dijo...

Que lo parió

Candela Krup dijo...

yo lo pensaria al reves: un rottweiler rabioso es capaz de sentarse a una mesa de orfebreria auditiva? porque un mal dia tenemos todos y furias ni te cuento. pero el arte se respira y tratarlo de cerca (en esa mesa de orfebreria) es un derecho divino a conquistar, y la fuerza para esa campaña surge de la forma en que te corre la sangre

ese es el punto: el oyo ladrar a su jefe y entonces ladra, vos lo ois ladrando a el y entonces escribis

perlador a tus perlas